domingo, 24 de septiembre de 2017

Verano de 2017

COMENTARIO "VERANO DE 2017"

Es la cruda realidad que muchas situaciones críticas y de violencia se han vivido a estas alturas de siglo en los rincones más pobres e inestables del planeta. La mayoría de estos sucesos ocurren en África y Medio Oriente, que es lo que solemos llamar como atentados. Mientras las personas de estos lugares sufren peligro día tras día, el mundo occidental sigue sin abrir los ojos.


Siempre se empieza de la misma forma. Medios de comunicación anuncian lo ocurrido, centenares de muertos, otros cuantos de heridos y, aun así, no consiguen despertar el lado más humilde y sensato de nuestro corazón. Porque es así, al igual que empieza de esta forma, siempre termina en el olvido. Lo que llamamos borrón y cuenta nueva. A lo mejor deja huella en lo más profundo de cada uno de nosotros, pero nunca llega a dar a luz.
El terrorismo consiste en usar el terror con la finalidad de obtener algo, y no es algo nuevo. Ya lo usaban los anarquistas por sus ideas y en la revolución francesa para adquirir el poder del pueblo. Más recientemente se han dado casos como el 11M, el 11S y el crecimiento repentino del ISIS que solo intentan hacer daño. Es molesto ver cómo somos tan indiferentes con este tema. No estaría de más que todos pusiéramos un poco de nuestra atención en estos acontecimientos tan comunes en el día a día, informarnos y ver qué soluciones hay al respecto porque lo más importante no es que uno mismo esté feliz, sino que todos gocemos de una buena situación y así prosperar y triunfar como sociedad mundial. Y recalcar que un atentado en París es igual de impactante e importante que un atentado en Siria, o al menos así debería ser. ¿Despertaremos alguna vez? Hasta que cada uno de nosotros no viva cara a cara lo que es el miedo atroz que viven muchas personas día sí y día también, no habrá un cambio que implique mejoría. Hemos tenido hace un mes un atentado en Barcelona donde ha habido una pequeña muestra de lo que puede ocurrir.

Primero los Gobiernos y Estados de los países deberían dejarse influenciar y valorar que no es un juego de niños. Los riesgos son muy elevados y a esta altura ya se debería dar el gran paso para poner fin al sufrimiento de muchos. Luego depende del resto del mundo, somos la pieza clave para que haya éxito. Pero, ¿abriremos los ojos de alguna vez por todas? A esta altura sí pero, según lo que dicen, nada es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario