sábado, 22 de noviembre de 2014

Complemento de Régimen

Buenas. Os dejo dos actividades de sintaxis, del Complemento de Régimen:


Ejercicio 1.
Construye oraciones en las que aparezcan los siguientes verbos: olvidarse, acordarse, arrepentirse, insistir, enamorarse, atreverse, fijarse, atenerse, soñar, confiar, convencer, influir, pensar, preguntar, soñar, tratar, preferir, retractarse. Subraya los Complementos de Régimen que has tenido que escribir en cada oración.

Él nunca se olvida de los deberes.
Tiene que acordarse de felicitarme.
Puede ser que se arrepienta de sus actos.
Victor y sus amigos insistieron en que fuera a la fiesta.
Antonio se enamoró de Elvira a primera vista.
No nos atrevemos a montarnos en avión.
Mi hermano solo se fija en el físico.
Debéis atenerse a las consecuencias.
Siempre sueño con ganar la lotería.
Confía en Pedro y dejale la cartera.
Tengo que convencerte de tu manera de pensar.
Puede ser que influya en tí.
Siempre pienso en tí a todas horas.
Jorge pregunta continuamente a la profesora Ángela.
Miguel siempre sueña con su abuelo.
Mi primo trata de ayudarme con mis deberes.
Carlos prefiere el donut de fresa que el de chocolate.
Siempre me retracto cuando mis padres me regañan y yo les respondo.

Ejercicio 2.
Subraya en las siguientes oraciones el Complemento de Régimen:

Cuento con Luisa.
Me acuerdo de Pedro.
El perro cuida de la casa.
Me acuerdo de ese viaje.
No se acostumbra a su nueva vida.
Cíñase a los hechos.
Se alegró de tu llegada.
El animal se acostumbró a mis visitas.
Yo me acordé de los leones.
Yo me conformé con mi suerte.
Juan carece de defectos.
Cuento con tu ayuda.
El perro cuida la casa.
El perro cuida de la casa.
Mi mejor amiga se olvidó de mi cumpleaños.
Más tarde me acordé de su nombre.
Su novio se arrepintió de todo.
Mario insistía en aquel asunto una y otra vez.
Se enamoró de Julia en aquel preciso instante.
Manuel nunca se atrevía a nada.
Esteban se fijó en sus labios rojos y carnosos.
Rodrigo se atuvo a las consecuencias de sus actos.
Laura soñó con elefantes verdes.
Almudena siempre confía en sus instintos.

Un saludo, Javier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario